‹ volver

El alcohol destruye las neuronas ¿Verdad o mito?

Publicado el 17 julio, 2018 por

blog

» … ¿Verdad o mito? «

Siempre hemos escuchado aquello de que tomar demasiado alcohol mata las neuronas de nuestro cerebro. Esto siempre ha sido una leyenda muy extendida. Pero es solo eso, una leyenda. Y es que no todo es tal como lo hemos escuchado a lo largo de nuestra vida. Aunque como decimos el hecho de que el alcohol mata las neuronas es un mito y una leyenda urbana, lo cierto es que si afecta en cierta forma a nuestro cerebro. En este sentido, podemos decir que las bebidas alcohólicas afectan a las conexiones neuronales del cerebelo. Esta es la zona de la cual depende del aprendizaje y la coordinación motora, por lo que al tomar demasiadas bebidas alcohólicas todo esto se ve afectado. Como vemos, no es que el alcohol mata las neuronas a pesar de lo extendida que está esta leyenda urbana. Veamos cuál fue su origen.

El origen del mito acerca del alcohol y su impacto sobre las neuronas
Como toda leyenda urbana, este mito tiene un origen popular. Tenemos que remontarnos hasta principios del siglo XX cuándo las autoridades estadounidenses comenzaron a difundir este rumor para defender la aprobación de la ley seca en el país. Ellos estaban convencidos de que la dificultad para hablar y la falta de coordinación motora de las personas en estado de embriaguez se debía a que el alcohol mata las neuronas. Sin embargo, y al contrario de lo que se había pensado, a finales del siglo XX se descubrió que todo era una leyenda urbana. 60 años después de derogar esta ley seca se ha comprobado científicamente que las neuronas de las personas alcohólicas y las no alcohólicas no tenían diferencias notables.

El alcohol afecta a la coordinación, el lenguaje y el aprendizaje
Como ya hemos dicho, el hecho de que el alcohol mata nuestras neuronas es una de las leyendas urbanas y mitos más extendidos del mundo. Sin embargo, a pesar de tratarse de un mito, lo que sí es cierto es que en cierta forma las bebidas alcohólicas sí que afectan a nuestras capacidades cerebrales. En concreto, diversos estudios científicos han concluido que el alcohol afecta a las conexiones neuronales que afectan al aprendizaje, la coordinación y el lenguaje. Esto se debe a que es las bebidas alcohólicas modifican la estructura de las neuronas espinosas y éstas pueden facilitar o dificultar la realización de algunos comportamientos cómo es el movimiento o la dificultad para hablar entre otras cosas. Además de todo ello, otra de las cosas de las que el alcohol es culpable es de desactivar la función de aprendizaje así como la memoria debido al daño que sufre el tejido conectivo, algo que se encuentra al final de las neuronas. Al interrumpirse esta comunicación entre neuronas las personas en estado de embriaguez tendrán dificultad para concentrarse realizar tareas cotidianas. Por ello, a pesar del hecho de qué el alcohol no mata las neuronas, debemos beber con moderación para que no acabe afectando al desarrollo de nuestras funciones esenciales.