‹ volver

El reino de Nita… #AMAYOGA

Publicado el 21 marzo, 2017 por

elreinodenita_yoga_wiinkbcn

“Ser fuerte y ser feliz es mucho más difícil, merece la pena…” Nita Miralles

Tomar la decisión de dejarlo todo. Coger una mochila y largarte. Empezar de cero en un lugar donde los valores son puros. Así empezó esta aventura que se ha convertido en su forma de vida. Gracias a esa decisión fue eliminando la toxicidad y empezó desde la pureza más interior.

El reino de Nita  tiene como protagonista a Nita Miralles, una mujer fuerte y valiente, que ve los obstáculos como una forma de crecer y no como una barrera. Hemos querido charlar con ella y que nos cuente su experiencia como yogui, como mujer aventurera, como mujer sin límites, como mujer sin ataduras, como una mujer con valores vitales que todos deberíamos tener presentes en nuestro día a día.

Su mirada, su sonrisa, solo con verla te transfiere su energía positiva y al hablar con ella entiendes que la vida está para vivirla, para luchar por tus objetivos, para alcanzar tus metas y convertirte en lo que de verdad quieres.

Nuestra forma de vivir la elegimos cada uno de nosotros. Nita ha elegido el yoga, una práctica física y mental. Su vida es un continuo cambio de costumbres y países, pero acompañada del yoga. Empezó en Nepal, de ahí a India, Birmania, Tailandia, España, Israel… Una lista incalculable de países y vivencias que a día de hoy mantiene.

elreinodeNita-AMAYOGA-wiinkbcn

Empezamos nuestro encuentro

“Cuando tú te superas físicamente, tu mente despierta y así te valoras. Algo que he aprendido y observado, es que cuando tú te valoras en tu colchoneta, te valorarás en la calle, en tu vida. Así no permitirás que nadie te trate mal ante cualquier persona o situación. Ese valor que alcanzas con esta práctica meditativa te lo llevas contigo y eso, es lo bonito”, asegura Nita. “En nuestro día a día tenemos que ser egoístas, pero de forma positiva. Aceptar la tristeza cuando aparece, pero saber moldearla o manejarla. Tenemos que asumir y vivir, porque las sensaciones son pasajeras y no permanentes. Somos nosotros mismos quiénes elegimos nuestro nivel de tristeza y quiénes elegimos cuando la superaremos”.

Nita asegura que hay que tener presente que lo que uno ve con sus propios ojos, no es lo mismo que ven los demás, pero es ahí donde nace el respeto y la compasión. Valores que se trabajan en el yoga, porque si esos valores no los tienes contigo mismo, vas a juzgar al resto.

El ejemplo es muy sencillo, nos dice Nita: “Si yo estoy diciendo todo el rato hay mira que gorda estoy, al final, vas a decir ‘tú también lo estás’. En vez de decir, estoy perfecta como siempre, porque todos somos perfectos tal como somos, eso no quita que haya que seguir trabajando interiormente, ¡ojo! pero desde la aceptación…”

Como muchas personas, Nita ha tenido que superar muchos problemas personales y eso la ha hecho más fuerte. En concreto, el método Ashtanga la ha convertido en toda una referencia en este mundo. Uno de sus principios es que hay que mantener una vida activa, pero tener también nuestros pequeños caprichos.

elreinodenita_wiinkbcn_3

¿Cómo empezaste con el Yoga?

Nita Miralles: Fue un momento de mi vida en el que vivía muy estresada y la madre de mi novio por aquel entonces era profesora de Hatha yoga. Desde hace unos años, yo práctico entre cinco y seis veces a la semana ashtanga, desde una hora y media a dos horas y media. Cada día medito y realizo pranayama, o al menos intento que sea cada día. Además, tres días a la semana, paralelamente, hago workouts. Para mí es muy importante diferenciar la parte espiritual de la física y no convertir mi práctica ashtanga en algo físico, por eso el deporte lo practico aparte. En mi caso, yo lo diferencio para mantener esa conexión.

¿Qué es el Yoga?

Nita Miralles: El yoga tiene un montón de estilos. El hatha yoga es el original, pero original es muy relativo. El yoga es la unión del exterior y el interior. La unión de como tú puedes entender cómo te relaciones con el mundo o cómo te relacionas con tu interior. Esto es el yoga, es decir, para que tu mente esté tranquila necesitas un cuerpo que no tenga dolencias, por eso necesitas las posturas, las asanas. Hacen que te liberes y que te sientas mejor.

¿Qué es un yogui?

Nita Miralles: La definición pura de yogui es un hombre que estaba en una cueva, asceta total. A día de hoy para mí, un yogui es cualquier persona que todo lo vea con amor o trate con amor su vida. Es la intención que le pongas a la vida y cómo sean tus pensamientos de limpios. Según lo que desees, las asanas te ayudan. Para mí, lo bueno del yoga, es que es muy holístico. Trabajas un conjunto que a mí me funciona, pero no significa que sea mejor que correr, es la intención que haya detrás más que la acción en sí misma, en muchos de los casos.

¿Con el yoga conectas mucho contigo misma?

Nita Miralles: Claro, es muy introspectivo, porque se hace en silencio. Sobre todo el ashtanga estilo mysore. La gente viene y hace sus asanas, todo el mundo hace la misma secuencia dependiendo de su nivel, en total hay seis series, pero no hay nadie que los guie, porque todo el mundo sigue su propia respiración. En un intervalo de varias horas, esto depende de la shala, pueden venir al estudio y realizar sus asanas. Por eso el estilo mysore es tan especial y único, desde mi punto de vista.

Entonces, ¿el estilo de yoga Ashtanga no es una clase guiada?

Nita Miralles: Tradicionalmente, se hace una clase guiada a la semana. Así pueden mejorar la sincronización de movimientos, la respiración, aprender los nombres en sánscrito de las asanas… Además, si alguien quiere empezar esta disciplina les invito a que prueben el yoga Ashtanga estilo mysore.

En el yoga, ¿es importante la flexibilidad?

Nita Miralles: Da igual, eso es un mito, porque la flexibilidad y la fortaleza se desarrolla con la práctica.

Entonces, alguien que quiera empezar la practica…

Nita Miralles: Hay talleres con los que ir introduciendo el yoga en tu vida, por ejemplo el del ying yoga. Yo lo recomiendo para que el cuerpo disfrute de la suave energía y para mimarlo un poco. Además, yo creo que lo más importante de esta práctica es conectar, aprender y que tu maestro pueda ser un guía. El maestro es una parte importante del yoga, ya que no te vamos a solucionar tus problemas, pero hacemos que encuentres en el yoga la herramienta de cómo eliminarlos o enfocarlos. El maestro idealmente debe mantenerse en un estado neutral y estar en pura presencia para ti, tenemos que lidiar con muchas energías. Te entiendo y estoy aquí contigo, pero no me lleno con tu dolor.

elreinodenita_amayoga_wiinkbcn2

En realidad, ¿viajas por el mundo para dar clases de yoga?

Nita Miralles: Mmmm, Me encanta planificar, pero al mismo tiempo abierta a lo que me surja, me abro a lo que el universo me traiga. Un ritmo de vida nómada aporta mucha flexibilidad mental, pero no te da raíces y, al final, echas de menos un poco de estabilidad. Está claro que el hogar está donde yo este, pero para mí el asentamiento es muy difícil, porque yo estoy muy acostumbrada a terminar una cosa y cambiar moviéndome hacia nuevos horizontes. Aun así, yo confío en que el universo y la vida me van a dar mi lugar. Siempre que viajo es por una razón.

Paradójicamente, he decidido quedarme en Madrid, al menos por un año, con proyectos paralelos de retiros, talleres nacionales e internacionales pero con base en la capital española por un tiempo. Tiempo de observación y cambio ligeramente de vida, para desapegarme también de un estilo de vida concreto y trabajar en esa flexibilidad mental que mencionaba anteriormente.

Los miedos, el pasado, la infancia… ¿el yoga te ayuda?

Nita Miralles: Totalmente. El yoga te ayuda a recordar lo bueno y lo que vales, sobre todo, te ayuda a tomar responsabilidades, porque si nosotros decimos ‘yo soy así porque mira como me trataron mis padres o yo soy así porque mira lo que mi novio me ha hecho’ eso solo es echarle la culpa al otro. Tenemos que mirarnos y decir: esa persona me hizo eso, pero yo le permití que me lo hiciera. La solución es empezar a quererme y perdonarme. Si yo me valoro y me quiero no me voy a someter a ti, porque tú no eres más que yo. Ahora, si llega el momento en el que yo creo tú eres más que yo, entonces ya he perdido el control de mi propio ser y de mi vida.

 ¿Te planteas el ‘y si’?

Nita Miralles: No, porque no tiene sentido, es un arrepentimiento. El ‘y si’ es como decía Buda: si hay una solución a un problema para qué preocuparse, y si no la hay, para qué preocuparse, si es que no la hay’. Además, también decía “El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”. Yo creo que hay muchos matices, pero lo que quiero decir es que si yo dejo que el dolor me consuma lo voy a convertir en sufrimiento y es adictivo, porque es un papel como el de la víctima. Aunque ser fuerte y ser feliz es mucho más difícil, merece la pena.

El yoga en tu vida diaria

Nita Miralles: La práctica en la colchoneta y fuera de ésta, a mí me hace crecer todos los días. Cuando tengo un problema, hago lo que deberíamos hacer todos, ser honestos y hablar las cosas, con la comunicación arreglamos mucho. Si nos sienta mal algo hay dos posibilidades que sea verdad o que estamos permitiendo que la otra persona afecte a nuestro bienestar. Por ejemplo, yo en mí día a día intento levantarme con mucha gratitud. Hay días que también me cuesta mucho levantarme, pero doy las gracias, por respirar, porque me muevo, y así poco a poco vuelvo a encontrarme cada día.

La rutina de Nita

elreinodenita_wiinkbcn_5

Aumenta la Flexibilidad Parte I

Aumenta la Flexibilidad Parte II

Nos cuenta que si no da clase por la mañana practica sus asanas. Además, cumple su ayuno, el 99% de las veces, de doce horas. Para ella es muy importante, porque le ayuda a limpiarse por dentro. En total, Nita come de dos a tres veces al día y su dieta incluye mucho verde. Nos aclara que el yoga, como cualquier otra práctica se puede volver muy radical en términos de ser excesivamente estricto, sobre todo en el mundo Ashtanga lo he visto y experimentado, para ella es vital ser flexible mentalmente. Por último, terminamos nuestra motivadora conversación con Nita y nos confiesa que el yoga para ella es “indivisible de mi vida en este momento y yo creo que es una práctica de por vida”.

Nita tiene claro que ella no es una víctima, que se mueve por amor y que le encanta planificar para romper los planes, no le gusta comprometerse, pero es fiel a sí misma. La vida está para comérsela y después de conocer a Nita no queremos olvidar todo lo que transmite, porque es una alegría y una fuerza digna de una diosa.

Escrito por: Cristina Barros Canay